Archivos por Etiqueta: Comedia

Life’s too short: si te tomás la vida en serio estás perdido (diría Pla)

Warwick Davis tenía 13 años cuando se calzó por primera vez un disfraz que lo tapaba por completo. Con el tiempo, su persona (su cara en menor medida) iría haciéndose conocida en cuanta producción de ciencia ficción o fantasía necesitara un actor pequeño. Pero, como casi siempre pasa, Warwick siempre quedó ligado a papeles secundarios en producciones fantásticas. Fue “el enano”, como él mismo dice, de Star Wars, Harry Potter, Laberinto, Leprechaun, Narnia y Merlín. Tuvo su época de gloria como protagonista de “Willow” la película creada por George Lucas donde Val Kilmer, en pleno 1988, fue relegado a ser su sidekick.

Podrían existir muchas formas de que Warwick Davis hablara de su vida pero, para fortuna de todos, no es a través de la autocompasión. Por el contrario, cuando Davis fue invitado a participar en Extras (aunque “en el capítulo de Daniel Radcliffe”) le propuso a Ricky Gervais y a Stephen Merchant hacer una miniserie sobre su propia vida. Siempre pensada desde el humor ácido y la incorrección, Life’s too Short, desde su título, fue pensada como un retrato irónico de la vida desde el metro de estatura.

Leer más de esta entrada

Anuncios

Psychoville: humor para psicópatas

“Los psicópatas no pueden empatizar ni sentir remordimiento, por eso interactúan con las demás personas como si fuesen cualquier otro objeto, las utilizan para conseguir sus objetivos, la satisfacción de sus propios intereses. No necesariamente tienen que causar algún mal.” Wikipedia no tendrá un doctorado en psiquiatría, pero da una descripción de la psicopatía que bien sirve para introducirnos en el lisérgico mundo de esta breve serie británica donde la palabra freak queda corta.

El arranque de la serie utiliza un recurso parecido al que usara  John Boynton Priestley en su gran cuento “An Inspector Calls”, en el que una familia es interrumpida durante la cena por un detective que investiga el suicidio de una joven.  Les va mostrando la foto a cada uno de los miembros del clan a medida que se va descubriendo una gran red de secretos y complicidades relacionados a ella, pero mantenidos en silencio.  Esa foto mostrada poco a poco destapa la historia y moviliza a los personajes desde lo más profundo.

En Psychoville, seis personas reciben la misma carta amenazante sobre su pasado oculto. Son un payaso decadente que anima fiestas para niños a pesar de faltarle una mano y llegar con su destartalado auto cubierto de polvo, un anciano ciego que vive solo en una mansión junto a su enorme colección de muñecos de peluche, un actor de teatro enano con un pasado en el cine porno y supuestos poderes psíquicos, una partera traumatizada con la pérdida de su hijo y un muñeco al que cuida como si tuviera vida y una madre e hijo fanáticos de los asesinos seriales y con una relación incestuosa.

Leer más de esta entrada

Pushing Daisies: toco y me voy


No es romántica, pero tiene momentos cursis. No es una serie de ciencia ficción, pero tiene elementos sobrenaturales. No es una serie policial, pero tiene detectives y crímenes. En realidad, Pushing Daisies es algo bastante diferente a lo que suele verse en series de TV en los últimos años pero, por otro lado, no inventó algo fuera de órbita. Cualquier espectador podría notar rápidamente que tiene una estética muy parecida a la de “El Gran Pez” o “Charlie y la Fábrica de Chocolate”. El tono de Tim Burton de alguna manera sobrevuela toda la serie, sin volverla una copia sino más bien un collage de muchas cosas que terminan convirtiéndola en un objeto original y atrapante, por extraño que parezca.

Se sabe que en los últimos años se reimpulsó la creatividad en las series estadounidenses, pero casi todas se mantuvieron más o menos en los cánones del drama. Pushing Daisies definitivamente vino a ofrecer algo distinto: una comedia inocente sobre temas que mezclan la violencia, el romance endulzado, el gore y el absurdo.

  Leer más de esta entrada

Extras: humor impresentable

Ricky Gervais es un jodido. Y puede resultar un jodido genial o un jodido repelente, depende, quizás de cuánto tenga uno de jodido. La cuestión es que este capocómico británico que saltó por un rato al mainstream al despacharse contra celebridades en los últimos Globos de Oro, viene con una carrera repleta de éxitos signados por un humor que le provoca acidez hasta a los propios ingleses.

En esta oportunidad, hablaremos de Extras, una breve serie un tanto auto biográfica, pero sobre todo auto paródica, que Ricky escribió y protagonizó durante dos alucinantes temporadas y un especial de navidad. La historia se centra en su personaje, Andy Millman, un patético actor de reparto que hace hasta las más deplorables artimañas para alcanzar, no ya un protagónico, sino aunque sea unas breves líneas en cuanta producción de cine o TV le toque participar.

Leer más de esta entrada

Fortysomething: la crisis de los cuarenta según Hugh Laurie

Fortysomething es el tipo de cosas que veo sólo porque uno de mis actores favoritos es protagonista. En este caso, ese actor es Hugh Laurie, pero la verdad es que el resto del elenco principal de esta serie es, en general, bastante atractivo para todo seguidor de la televisión británica. Repasemos: Anna Chancellor (Spooks, Pride and Prejudice), Benedict Cumberbatch (Sherlock), Peter Capaldi (The Thick of It, Torchwood, The Devil’s Whore) y Sheila Hancock (After Thomas, Bleak House), es decir, un grupo interesante de actores ingleses que han participado en mucha buena ficción proveniente de la isla a lo largo de los últimos años. Y, sin embargo, Fortysomething no funciona, porque por más que haya un buen elenco, cuando la historia es floja, es floja, y no hay nada más por hacer.

Leer más de esta entrada

Sabrina, la bruja adolescente: Oops I did it again!

Sabrina, de algún modo extraño, me representa todas esas cosas de los 90 que a priori no me gustaban, pero hoy me generan nostalgia. Siguiendo con esta línea autorreferencial (que abandonaré en el próximo párrafo) vale aclarar que me gustaba, me encantaba Sabrina. Sobre todo sus primeras cuatro temporadas cuando mantenía cierta estructura básica que de buenas a primeras se cambió. La cuestión es que Sabrina no sólo era una serie, sino en buena parte un espejo de lo que era la cultura pop (por la música, no por popular) del momento. Por ella pasaron a modo de invitados Britney SpearsAvril Lavigne,Backstreet BoysSavage Garden‘N SyncAaron CarterViolent FemmesAshanti DouglasHanson, etc. Con Britney, de hecho, la protagonista de la serie, Melissa Joan Hart, tenía una amistad de muchos años y justamente por eso se la vio en el video Crazy, más un papel protagónico en la película Drive me Crazy. Sabrina era, entonces, parte integrante de toda una cultura televisiva norteamericana que se extendió desde 1996 hasta 2003. Y, a pesar del plástico que la rodeaba, fue un gran programa de TV.

Mitosis es…

Leer más de esta entrada

Monty Python’s Flying Circus: entre loros muertos, ancianas violentas, y otras bizarreadas

Cuando tenía 15 años, mi mamá me insistió para que viera una película de unos comediantes británicos que tenía escenas que, en su momento, la habían hecho reír mucho. El problema era que, si bien ella recordaba el momento humorístico en particular, no recordaba el nombre del film, y al parecer este grupo de cómicos tenía bastantes en su filmografía, así que como para probar suerte conseguí uno de ellas al azar. Así fue como terminé viendo Life of Brian que, hoy lo sé, es una de las comedias de culto más famosas del mundo, y así fue también como conocí a los Monty Python.

Formados a fines de los años ‘60, los Python surgieron en medio de una época de cambio para la Inglaterra de la post guerra, una época en la que empezó a dejarse de lado la amargura y la vida “en blanco y negro” que había persistido hasta ese momento. De repente, algunos empezaban a burlarse de la reina y del Primer Ministro. Las cosas estaban cambiando, y este grupo de cómicos, con su humor irreverente y novedoso para la época, ayudó, a su manera, a impulsar algo de ese cambio.  Las mentes brillantes detrás del nombre Monty Python fueron seis: John Cleese, Eric Idle, Graham Chapman, Michael Palin, Terry Jones y Terry Gilliam (el único Python no británico), casi todos graduados en las universidades de Oxford y Cambridge y con experiencia previa en programas cómicos.

Leer más de esta entrada

Shameless (1): Honrar a tu padre cuesta trabajo

No, nadie dice que Chatsworth Estate sea el jardín del Edén, pero igual es bastante particular. El lugar en cuestión es el contexto donde Paul Abbott decidió situar Shameless, una comedia cuyo principal foco es la clase trabajadora y/o pobre británica y sus circunstancias.

En su primer temporada, Shameless es principalmente la historia de la disfuncional familia Gallagher. Actualmente, se encuentra en su octava temporada, la más larga hasta la fecha: contará con 22 episodios, una hazaña teniendo en cuenta los tiempos de producción británicos.

Es, por mucho, la comedia de más larga duración de Channel 4 hasta la fecha, y el voto de confianza del canal a la continuidad de la serie es también sin precedentes: construyeron una réplica de las locaciones de filmación de las primeras temporadas en un set inmenso, de más de 3 acres, que además abarca todos los interiores y oficinas de producción.

Las críticas no son demasiado favorables para las temporadas más recientes de Shameless, y casi todas señalan, con un poco de tristeza, que el programa extendió su bienvenida. La introducción de nuevas familias, más destacadamente la de los Maguire a partir de la segunda temporada, comparten el foco con los únicos restantes miembros de la familia Gallagher que continúan haciendo sus vidas en Chatsworth: Frank y Carl.

Por estos días, la cadena de cable Showtime está también estrenando la primera temporada del remake estadounidense, con William H. Macy encabezando el elenco (y Goku y Bulma, para quienes se hayan molestado en ver la peli de Dragon Ball.)

Pero vamos a volver en el tiempo, y vamos a ver cómo fue Shameless en sus comienzos.

Hace mucho, mucho tiempo, cuando todavía nadie sabía qué era Facebook (véase: año 2004)…

Leer más de esta entrada

Modern Family: la familia en la era de la posmodernidad

Lo juro: yo no quería empezar más series nuevas. Ya con todas las que veo me alcanza y me sobra. Y, sin embargo, por circunstancias que no vienen al caso, hace muy poco me puse con Modern Family, una de las sitcoms más celebradas de los últimos años, y ya estoy completamente al día con ella. Como, en mi opinión, ninguna de las dos comedias norteamericanas que sigo (How I Met Your Mother y The Big Bang Theory) están actualmente en su mejor forma, la verdad es que ver esta serie fue como un soplo de aire fresco para mí.

Modern Family se puede resumir desde su nombre, ya que es una sitcom sobre tres familias actuales, bien “siglo XXI”: por un lado, la de Cameron (Eric Stonestreet) y Mitchell (Jesse Tyler Ferguson), una pareja gay con una hija bebé adoptada en Vietnam; por otro, la de Jay (Ed O’Neill), un hombre mayor casado con Gloria (Sofía Vergara), una treintañera colombiana madre de un niño de 11 años intelectual y sensible; por último, la de Claire (Julie Bowen), Phil (Ty Burrell), y sus tres hijos, que sería la más cercana a la familia representativa del American dream. En cada capítulo se tratan distintas cuestiones cotidianas que involucran a cada una de estas familias.

Leer más de esta entrada

The Mighty Boosh: Un combo de poncho y sombrero

the mighty boosh

Pasaron algunas cosas importantes en el año 2004 (como el tsunami en Tailandia y la debacle de Janet Jackson en el 38° Superbowl); pero acá no vamos a enfocarnos en ninguna de ellas porque nada que ver con el blog y quedaría re colgado.

En cambio, vamos a hablar de The Mighty Boosh, que se estrenó por la tele ese año y que se convirtió en una de las mayores extrañezas de la televisión británica.

Es humor surreal, pero posta.

Leer más de esta entrada