Buffy (4): El año que vivimos en la Universidad

el campusEn donde Buffy se consigue un novio de cartón con doble vida, unos comando misteriosos castran a Spike, Willow se cruza disimuladamente a la vereda de enfrente, Giles se emborracha porque ya nadie le da bola; y Xander y Anya se juntan y yo les pongo todas mis fichas a que vivirán felices para siempre.

Continuando con nuestra serie de reviews sobre Buffy, the Vampire Slayer, hoy revisitamos ese año que Buffy pasó en la Universidad y que muchos consideran como uno de los más flojos de la serie. ¿Será para tanto?

Bienvenidos a UC Sunnydale.

Leer más de esta entrada

Anuncios

Angel (1): ¿Alguien necesita que lo rescaten?

team angelMe acuerdo que por allá, recién entrado el nuevo milenio, cuando empecé a ver esta serie, me parecía genial la idea de crossovers entre series del mismo universo.

Si bien también eran un poco una forma de legitimar al spin-off (siempre se cruzó gente de la vereda de Buffy, pero si no contamos a Ángel nunca llegó a ser al revés), de todas formas era copado que te hicieran dar por sentado que estos personajes no se habían perdido uno al otro y que seguían en contacto, tanto en pantalla como fuera de ella.

Y, después de un tiempo, se hizo genial el double-feature cada noche de martes por Fox en Latinoamérica.

Leer más de esta entrada

Buffy (1-3): Bienvenido a la Boca del Infierno

Los vampiros de ahora no me cierran.

Será porque en Buffy y en Angel estábamos acostumbrados a un Apocalipsis por año, a la ocasional profecía que anunciaba el final de los tiempos o alguna pavada más sencilla de solucionar en 43 minutos; será que me pegó el viejazo unos años antes, pero la verdad creo que no tratan a los vampiros como antes.

Lamentablemente creo que tampoco los matan como antes.

Pero si la cuestión fue resucitada en tantos medios distintos en estos últimos años; hay que agradecerle a Joss Whedon, creador extraordinario de series de culto, que demostró que se puede tener vampiros en el aire (o rompiendo taquilla, según el caso) y no morir en el intento.

Y trajo a la piba que desde el principio vino a sacudir todos los esquemas.

Leer más de esta entrada

Shameless (1): Honrar a tu padre cuesta trabajo

No, nadie dice que Chatsworth Estate sea el jardín del Edén, pero igual es bastante particular. El lugar en cuestión es el contexto donde Paul Abbott decidió situar Shameless, una comedia cuyo principal foco es la clase trabajadora y/o pobre británica y sus circunstancias.

En su primer temporada, Shameless es principalmente la historia de la disfuncional familia Gallagher. Actualmente, se encuentra en su octava temporada, la más larga hasta la fecha: contará con 22 episodios, una hazaña teniendo en cuenta los tiempos de producción británicos.

Es, por mucho, la comedia de más larga duración de Channel 4 hasta la fecha, y el voto de confianza del canal a la continuidad de la serie es también sin precedentes: construyeron una réplica de las locaciones de filmación de las primeras temporadas en un set inmenso, de más de 3 acres, que además abarca todos los interiores y oficinas de producción.

Las críticas no son demasiado favorables para las temporadas más recientes de Shameless, y casi todas señalan, con un poco de tristeza, que el programa extendió su bienvenida. La introducción de nuevas familias, más destacadamente la de los Maguire a partir de la segunda temporada, comparten el foco con los únicos restantes miembros de la familia Gallagher que continúan haciendo sus vidas en Chatsworth: Frank y Carl.

Por estos días, la cadena de cable Showtime está también estrenando la primera temporada del remake estadounidense, con William H. Macy encabezando el elenco (y Goku y Bulma, para quienes se hayan molestado en ver la peli de Dragon Ball.)

Pero vamos a volver en el tiempo, y vamos a ver cómo fue Shameless en sus comienzos.

Hace mucho, mucho tiempo, cuando todavía nadie sabía qué era Facebook (véase: año 2004)…

Leer más de esta entrada

The Mighty Boosh: Un combo de poncho y sombrero

the mighty boosh

Pasaron algunas cosas importantes en el año 2004 (como el tsunami en Tailandia y la debacle de Janet Jackson en el 38° Superbowl); pero acá no vamos a enfocarnos en ninguna de ellas porque nada que ver con el blog y quedaría re colgado.

En cambio, vamos a hablar de The Mighty Boosh, que se estrenó por la tele ese año y que se convirtió en una de las mayores extrañezas de la televisión británica.

Es humor surreal, pero posta.

Leer más de esta entrada

Spaced: ¿Jabba era la princesa?

el elenco de Spaced

Ah, los 90s.

Fue la década del grunge; el juicio por asesinato de OJ Simpson; FPS; Windows; las Spice Girls, Backstreet Boys y derivados; Friends; los Simpson; The X-Files; nu metal; britpop; Trainspotting; el primer episodio de FuturamaBuffy la cazavampiros.

En 1999 sobrevivimos el Y2K (o como también se lo conocía entonces: el Fin del Mundo), dejándonos para lidiar con las secuelas (tanto emocionales como fílmicas) de La Amenaza Fantasma.

Oh, y los ingleses también tuvieron una sit-com que se llamó Spaced.

Leer más de esta entrada

The X-Files: la paranoia cósmica y otras lecturas

early days

The X-Files es obra del productor-guionista-director (y periodista de surf en un lejano pasado) Chris Carter, quien presentó ante la cadena Fox la historia de dos agentes del FBI: la escéptica Dana Scully, asignada para evaluar el trabajo de su compañero Fox Mulder, impulsado por motivos personales a investigar casos imposibles de resolver desde perspectivas convencionales.

Para ser 1993, la fórmula de suspenso, y sci-fi paranormal, apuntaba a un público que ya había visto ET y Encuentros Cercanos, y tuvo el éxito que le aseguró 9 años en el aire, culminando con su último episodio en mayo de 2002.

Mirando hacia atrás, The X-Files (llamado en Latinoamérica Los Expedientes Secretos X) no sólo conformaba una hora interesante de buena TV en ese momento de nuestras vidas que fueron los 90, si no que fue un programa que, a todas luces, logró capturar el zeitgeist en sus historias y narrativa, haciéndola relevante para siempre.

Leer más de esta entrada