The Good Wife

Es fijo que todos los años encuentro alguna serie, nueva o vieja, que me obligue a hacer una buena maratón de capítulos. Este año la historia se repitió con un par que sospechaba que me iban a enganchar, como Six Feet Under y Breaking Bad, pero también, y contra todo pronóstico, terminé “maratoneando” con The Good Wife. Y digo que me sorprende, que fue inesperado, porque realmente nunca pensé que fuera a atraerme una serie de abogados, más allá de que había leído buenos comentarios al respecto de esta producción relativamente reciente de la CBS (recién va por la mitad de su tercera temporada). De no haber sido porque Lisa Edelstein (aka: la doctora Cuddy, de House) confirmó hace meses que iba a estar en la nueva temporada, creo que jamás me hubiera decidido a echarle un vistazo a The Good Wife, y  sin dudas me hubiera perdido de conocer una muy buena serie.

Leer más de esta entrada

Anuncios

Spooks – Temporada 10: el fin de una era

¡Advertencia de SPOILERS!

Ha pasado mucho tiempo desde aquella violenta y shockeante escena en la que una joven agente del MI-5 era asesinada frente a sus compañeros con una freidora. Diez años, para ser más exacta. Eso ocurrió en el segundo episodio de Spooks y sin dudas marcó, junto con  la solidez de su elenco y de sus guiones, algo que caracterizaría a la serie para siempre: la violencia, la crueldad, la facilidad para matar personajes principales sin demasiados miramientos. Pero ahora todo eso ya forma parte de un buen recuerdo, porque hace más de una semana Spooks se terminó… y para siempre.

A continuación, mi opinión sobre la décima y última temporada de esta gran serie de la BBC, haciendo especial énfasis en, por supuesto, el episodio final.

Leer más de esta entrada

Whitechapel: más crímenes en Londres

Detectives, asesinos siniestros, oscuridad, algo de gore, corrupción policial… todo esto y más en solamente seis episodios de policial á la inglesa.

Whitechapel es un policial de la cadena británica ITV que presenta al Detective Inspector Joseph “Joe” Chandler, un joven de clase alta obsesivo del orden y la limpieza que, gracias a la influencia de su padre, logró escalar posiciones en la fuerza policial muy rápidamente. Joe tiene buenas intenciones y busca cumplir con su trabajo de la mejor manera posible, pero su notable falta de experiencia le juega en contra cuando es asignado para dirigir a un equipo de detectives ya curtidos en el área de homicidios que representan un notable contraste con su personalidad y no lo reciben con los brazos abiertos. Dentro de ese grupo será su Detective Sargento, Ray Miles, quien destaque como el viejo y experimentado policía que, a pesar de resistirse un poco a las órdenes de su novato jefe, en un punto termina actuando como su mentor. Leer más de esta entrada

Spooks: no más “anarchy in the UK”

Para que se den una idea de cómo viene la mano con este post, empezaré por decir que Spooks es una serie excelente, de las mejores que hay. También es una de mis favoritas, aunque por algún motivo lo nuestro no haya sido amor a primera vista. Y es una verdadera pena que, tras nada menos que diez años al aire, sea un programa prácticamente desconocido fuera de las islas británicas, donde desde el primer momento tuvo un nivel altísimo no sólo de popularidad sino también, y mucho más importante, de calidad.

Producida por la siempre confiable BBC, Spooks se introduce en las actividades de la Sección D del MI-5 (el servicio de inteligencia británico encargado de la seguridad interna) y, a través de capítulos de 60 minutos, muestra a un grupo de agentes tratando de resolver diferentes problemas que representan una amenaza para toda la isla. Leer más de esta entrada

Fortysomething: la crisis de los cuarenta según Hugh Laurie

Fortysomething es el tipo de cosas que veo sólo porque uno de mis actores favoritos es protagonista. En este caso, ese actor es Hugh Laurie, pero la verdad es que el resto del elenco principal de esta serie es, en general, bastante atractivo para todo seguidor de la televisión británica. Repasemos: Anna Chancellor (Spooks, Pride and Prejudice), Benedict Cumberbatch (Sherlock), Peter Capaldi (The Thick of It, Torchwood, The Devil’s Whore) y Sheila Hancock (After Thomas, Bleak House), es decir, un grupo interesante de actores ingleses que han participado en mucha buena ficción proveniente de la isla a lo largo de los últimos años. Y, sin embargo, Fortysomething no funciona, porque por más que haya un buen elenco, cuando la historia es floja, es floja, y no hay nada más por hacer.

Leer más de esta entrada

The Song of Lunch: poesía y televisión

Emma Thompson y Alan Rickman conforman una de esas parejas de actores que, a lo largo del tiempo, nos hemos acostumbrado a ver trabajando en la pantalla grande bastante seguido. Amigos desde hace por lo menos veinte años, ambos actuaron juntos en Sense and Sensibility, Love Actually, Judas Kiss, dos películas de la saga de Harry Potter, y Emma y su madre, Phyllida Law, hasta protagonizaron The Winter Guest, dirigida por Rickman. Afortunadamente, el año pasado la BBC volvió a reunirlos, pero esta vez en la televisión. ¿El resultado? Excelente.

La producción en cuestión se llama The Song of Lunch y es una dramatización del poema narrativo del mismo nombre escrito por el británico Christopher Reid. En él, Reid cuenta la historia de dos viejos amantes que se reencuentran, luego de 15 años, en el mismo restaurante italiano que solían frecuentar cuando estaban juntos. Pero, por supuesto, el tiempo pasó y las cosas cambiaron: las vidas de ambos no son las mismas y ya ni siquiera su viejo restaurante es lo que solía ser. Leer más de esta entrada

Exile: a veces es mejor dejar atrás el pasado

Emitida durante tres noches consecutivas la semana pasada, Exile es una de las nuevas y flamantes producciones de la BBC de este año, y un drama que, una vez más, demuestra el tipo de ficción de alta calidad que se realiza en las tierras de Shakespeare.

Exile cuenta la historia de Tom Ronstadt (John Simm), un periodista treintañero cuya vida y carrera profesional están por el suelo: acaba de ser despedido de su trabajo por mantener un affair con la esposa de su jefe y tiene problemas con las drogas. Sin nada que hacer ahora en Londres, Tom decide volver a su hogar, el mismo que abandonó 18 años atrás luego de que su padre (Jim Broadbent), también periodista, lo golpeara brutalmente tras descubrirlo revisando viejos archivos suyos. Tom necesita resolver toda la miseria y angustia que siente en su vida y cree que su padre, y ese hecho traumático de su pasado en particular, son la clave de la cuestión. Sin embargo, las cosas no resultan como esperaba, porque cuando llega a su pueblo se encuentra con que su padre sufre de Alzheimer desde hace años y no puede ayudarlo en nada… ¿o sí?

Leer más de esta entrada

Monty Python’s Flying Circus: entre loros muertos, ancianas violentas, y otras bizarreadas

Cuando tenía 15 años, mi mamá me insistió para que viera una película de unos comediantes británicos que tenía escenas que, en su momento, la habían hecho reír mucho. El problema era que, si bien ella recordaba el momento humorístico en particular, no recordaba el nombre del film, y al parecer este grupo de cómicos tenía bastantes en su filmografía, así que como para probar suerte conseguí uno de ellas al azar. Así fue como terminé viendo Life of Brian que, hoy lo sé, es una de las comedias de culto más famosas del mundo, y así fue también como conocí a los Monty Python.

Formados a fines de los años ‘60, los Python surgieron en medio de una época de cambio para la Inglaterra de la post guerra, una época en la que empezó a dejarse de lado la amargura y la vida “en blanco y negro” que había persistido hasta ese momento. De repente, algunos empezaban a burlarse de la reina y del Primer Ministro. Las cosas estaban cambiando, y este grupo de cómicos, con su humor irreverente y novedoso para la época, ayudó, a su manera, a impulsar algo de ese cambio.  Las mentes brillantes detrás del nombre Monty Python fueron seis: John Cleese, Eric Idle, Graham Chapman, Michael Palin, Terry Jones y Terry Gilliam (el único Python no británico), casi todos graduados en las universidades de Oxford y Cambridge y con experiencia previa en programas cómicos.

Leer más de esta entrada

Marchlands: una de fantasmas

Una casa vieja que cruje y en la cual pasan cosas raras. Tres familias de diferentes épocas que tienen mucho más en común de lo que puede parecer a simple vista. Una historia trágica que empezó casi cincuenta años atrás y nunca se cerró. Más o menos eso es Marchlands, uno de los últimos dramas de la cadena británica ITV, que a fines del año pasado tuvo un exitazo inesperado con el period drama Downton Abbey y ahora decidió animársele a una historia con fantasmas incluidos.

El argumento de Marchlands se centra alrededor de la muerte de una pequeña llamada Alice allá por la década del ’60, y en cómo esa pérdida inexplicable para sus padres continuó a lo largo del tiempo, repercutiendo en las vidas de tres familias que, en distintas épocas, habitaron la casa de la niña: una de los ’60, con los padres y abuelos de Alice; otra de los ’80, una familia tipo con una hija y un hijo; y la más actual, del 2011, una joven pareja que espera un bebé.

Leer más de esta entrada

Mad Dogs

Cuando el año pasado terminó Ashes to Ashes (y, por consiguiente, toda la historia que había empezado con Life on Mars allá por el año 2006) y a los pocos días se anunció que John Simm y Philip Glenister formarían parte de una miniserie de Sky One, no pude menos que alegrarme. No era la primera vez que estos dos actuarían juntos luego de haber sido compañeros en Life on Mars, pero igualmente siempre es un placer verlos en una misma ficción. Los meses pasaron y pasaron y, finalmente, cuatro semanas atrás empezó a emitirse esta nueva producción.

Mad Dogs cuenta la historia de cinco viejos amigos que, luego de un largo tiempo sin verse, deciden reunirse en la lujosa villa de Mallorca (España) de uno de ellos, Alvo (Ben Chaplin). Los otros cuatro, Baxter (Simm), Quinn (Glenister), Rick (Marc Warren, de Hustle, que, oh casualidad, también estuvo en Life on Mars) y Woody (Max Beesley), emprenden viaje muy entusiasmados, pero con el correr de las horas empiezan a notar que su viejo amigo Alvo está algo cambiado: extremadamente arrogante gracias a su nueva (y misteriosamente adquirida) posición social y, al mismo tiempo, alterado por llamadas telefónicas que recibe constantemente y que intenta ocultar a sus cuatro amigos. Es evidente que está metido en algo grueso y peligroso, pero todos prefieren hacer oídos sordos hasta que la bomba termina explotando no sólo para Alvo, sino también para ellos.

Leer más de esta entrada