Extras: humor impresentable

Ricky Gervais es un jodido. Y puede resultar un jodido genial o un jodido repelente, depende, quizás de cuánto tenga uno de jodido. La cuestión es que este capocómico británico que saltó por un rato al mainstream al despacharse contra celebridades en los últimos Globos de Oro, viene con una carrera repleta de éxitos signados por un humor que le provoca acidez hasta a los propios ingleses.

En esta oportunidad, hablaremos de Extras, una breve serie un tanto auto biográfica, pero sobre todo auto paródica, que Ricky escribió y protagonizó durante dos alucinantes temporadas y un especial de navidad. La historia se centra en su personaje, Andy Millman, un patético actor de reparto que hace hasta las más deplorables artimañas para alcanzar, no ya un protagónico, sino aunque sea unas breves líneas en cuanta producción de cine o TV le toque participar.


Su compañera es Maggie (Ashley Jensen), otra actriz medio pelo sumamente lenta e ingenua, a la que poco le importa el estrellato pero vive pendiente de qué actor, guionista, utilero o aunque sea empleado de mantenimiento del set puede levantarse (ligar) para tener un romance.  Otro personaje recurrente es el impresionante manager de Andy, Darren,

mejor conocido simplemente como “agente”. Y es impresionante porque el actor Stephen Merchant (además co director de la serie), logra sacar a relucir su natural fealdad para ponerla al servicio de un personaje profundamente desagradable e idiota, que de tan bien actuado genera un halo de incomodidad cada vez que aparece en escena.

La mayor particularida

d de Extras es que mezcla ficción con realidad de una forma muy dinámica (si “Todos contra Juan” les pareció original…). En cada episodio hay un actor famoso como invitado que hace de sí mismo, pero en una versión soberbia, egoísta, demente, siniestra o simplemente psicópata. Cuánto hay de la verdadera personalidad de cada uno en todo esto, queda a critero general. Por Extras pasaron figuras como Ben Stiller, Patrick Stewart, Daniel Radcliffe, Ian McKellen, Warwick Davies, Samuel L Jackson, David Bowie, Orlando Bloom y… Kate Winslet. 

Párrafo aparte merece la protagonista de Titanic devenida en excelente actriz dramática, que en un episodio de Extras se interpreta a sí misma como parte de una película sobre nazis, ya que según ella “si hacés una película sobre los nazis seguro ganás un Oscar”. Lo maravilloso de todo este asunto es que Winslet hizo poco después la fantástica adaptación del libro de Bernard SchlinkThe Reader” y ganó un Oscar a mejor actriz. La temática era, como bien predijo, nazis.

El hilo conductor del humor de Extras es también una marca que lo distingue. Por un lado podría calificárselo de humor negro, ácido, malvado. Pero la mejor palabra que, creo, lo expresa es “humillante”. Extras es una serie que juega continuamente con la vergüenza ajena, con someter a sus personajes a los momentos más embarazosos y horribles como vehículo de la risa. Puede sonar cruel. Extras y la vida son crueles.

Los personajes que conforman tanto el staff permanente como los invitados, son seres básicamente despreciables. La serie es una suerte de cruda mirada a las miserias de la televisión y, sin ponernos tan intelectuales, a lo estúpida y mezquina que suele ser la gente. Extras es lo más parecido a una ventana a la personalidad de Gervais, que puede apreciarse en todos sus monólogos, columnas de opinión y producciones en general. Ricky tiene un descomunal talento para el humor sin filtro y para observaciones que, de tan crudas y efectivas, caen rápidamente en la categoría de geniales. Bueno, hace varios párrafos que no puedo ocultar mi fanatismo.

Yendo a lo concreto, otro elemento latente en toda Extras es poner al espectador en la ya citada sensación de vergüenza ajena y también en jugar con sus prejuicios. Seguro esto no ocurre con todas las personas, pero me atrevería a decir que Extras intenta demostrar que es posible reirse de todo. Incluídos los tabúes, lo políticamente incorrecto o lo abiertamente deleznable.

Vale decir que, como todo producto humorístico, genera complicidades, fanatismos y también muchos rechazos y resistencias. No es secundario que Extras le pegue de lleno a todo, incluso a lo que uno ama y defiende. En lo personal, he logrado reirme sabiendo que “estaba mal”. Y reirme hasta llorar, no exactamente de la lástima. En lo que a Extras respecta, es probablemente una de las grandes joyas del humor que, como todo lo verdaderamente excepcional, tendrá sus polémicas y censuras.

Título original: Extras
País: Gran Bretaña
Año de emisión: 2005 / 2007
Cadena: BBC
Creador: Ricky Gervais
Número de temporadas: 2
Cantidad de episodios: 13

Anuncios

Una respuesta a “Extras: humor impresentable

  1. Fiorella agosto 31, 2011 en 1:20 pm

    Sí, sí, alguien tenía que escribir sobre esta maravillosa e incómoda serie. xD Incómoda desde el primer capítulo, con esa escena del personaje de Gervais diciendo “Es muy bonita su mujer pero… está desnuda”, a lo que otro tipo responde “Está muerta”. Me acuerdo que mi primera reacción fue reírme, la segunda sentir culpa porque cómo-me-iba-a-reír-de-la-desgracia-ajena, y la tercera, volver a reír. xD
    Lo de Kate Winslet también fue impresionante, yo no volví a verla con los mismos ojos después de su participación en Extras, jajaja.
    Muy buen post!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: