Buffy (1-3): Bienvenido a la Boca del Infierno

Los vampiros de ahora no me cierran.

Será porque en Buffy y en Angel estábamos acostumbrados a un Apocalipsis por año, a la ocasional profecía que anunciaba el final de los tiempos o alguna pavada más sencilla de solucionar en 43 minutos; será que me pegó el viejazo unos años antes, pero la verdad creo que no tratan a los vampiros como antes.

Lamentablemente creo que tampoco los matan como antes.

Pero si la cuestión fue resucitada en tantos medios distintos en estos últimos años; hay que agradecerle a Joss Whedon, creador extraordinario de series de culto, que demostró que se puede tener vampiros en el aire (o rompiendo taquilla, según el caso) y no morir en el intento.

Y trajo a la piba que desde el principio vino a sacudir todos los esquemas.

En 1995, unos años después del flojo estreno de una película poco memorable llamada Buffy the Vampire Slayer protagonizada por Kristy Swanson, una productora de la cadena Fox se acercó a su guionista, el joven Joss Whedon (que por ese entonces se las rebuscaba escribiendo para televisión), y le propuso revivir al personaje en formato serie.

Como resultado Joss produjo, en parte con sus propios fondos, un terrible piloto de media hora con casi todo el elenco original (sans Alyson Hannigan como Willow, si pueden imaginarlo), que el tipo casi prometió que sólo veríamos sobre su cadáver.

En esos 30 fatídicos minutos, Sarah Michelle Gellar ya encarnaba a Buffy, Nicholas Brendon incursionaba en el mundillo como Xander, Anthony Steward Head cruzaba el charco para ser Giles, y el extraño misterioso con la forma de David Boreanaz todavía no se llamaba Ángel.

El estreno de la serie, en un especial de dos horas, se adelantó al 10 de marzo de 1997, por el ahora extinto canal WB Network, y le fue moderadamente bien en cuestiones de ratings. Logró cinco temporadas en WB, y cuando se emitió el traumatizante final de la quinta temporada, anunciado como el final de la serie; UPN la recogió y la extendió un par de temporadas más, hasta su cancelación en 2004.

Seis años después, acá estamos, con miedo por el anuncio del inminente re-lanzamiento de la franquicia con una nueva película prevista para el año que viene, sin absolutamente ninguna relación con la producción original de la serie. (Leave me to my pain!)

Pero por ahora volvamos a 1997, cuando la serie todavía no era más que un reemplazo de mitad de temporada. Un 10 de marzo… ¡bam! Una escuela, de noche, vampiros, un muerto, una chica con pesadillas y créditos de apertura.

“En cada generación hay una Elegida. Sólo ella se enfrentará a los vampiros, los demonios y las fuerzas de la oscuridad. Ella es la Cazadora.”

Temporada 1-2. Éramos tan jóvenes.

Sobrevivir a la secundaria se transforma en un concepto bastante literal, si tu escuela está construida sobre una Boca del Infierno, el centro de convergencia mística de donde salen todo tipo de bichos sobrenaturales. Sobrevivir, en Sunnydale High, de verdad es evitar ser parte de la tasa de mortalidad.

Cuando Buffy la Cazadora Summers llega a Sunnydale (después de haber sido expulsada de su escuela anterior por haberle prendido fuego al gimnasio), se encuentra con algunas cosas. La primera, un inglés en la biblioteca oscura de su escuela que de buenas a primeras se presenta como su Vigilante y le advierte de un peligro inminente (¡el primero de muchos!) Las otras cosas que se encuentra son a la geek pelirroja Willow Rosenberg y a su amigo de toda la vida Xander Harris, que de inmediato y felizmente la incluyen en su círculo de outcasts de la escuela. En la vereda de enfrente o, ponele, en la cima de la cadena alimenticia de la secundaria está, por supuesto, Cordelia Chase (Cordy, yo te banco), quien en principio representa a la ricachona sobradora que comparte el odio mutuo por el trío principal y que, a pesar de sus esfuerzos, hace de invitada recurrente en las escenas de peligro mortal. (“¿Cómo puede ser que cada vez que voy a algún lado con vos siempre termine en violencia y terror?”)

Inevitablemente, la banda de Buffy se cruza con vampiros, y cuando todos la ven haciendo gala de su dominio de artes marciales y poder ancestral, se reúnen en la biblioteca para asistir a un cursillo de historia/mitología con Rupert Giles, el Vigilante, que explica de manera muy copada sobre el origen de vampiros y demonios. “La Cazadora caza vampiros. Buffy es una cazadora. No le cuenten a nadie”, sintetiza al final.

Las primeras dos temporadas tienen de todo, si uno es fanático del género de terror clásico: hay zombis, vampiros, momias incas, una mantis gigante, muñecos poseídos, hombres lobo, una cosa que parece la criatura de la Laguna Negra y demás fiends from Hell.

Si vamos al caso, es una especie de antología del terror con un pequeño trasfondo de novelita adolescente, conversaciones junto a los lockers y personajes cargando libros por los pasillos del colegio, donde las escenas clave normalmente pasan de noche y con más frecuencia en cementerios.

Siempre hay un Malo Malísimo (o Big Bad, si nos ponemos técnicos); y en esta primer temporada le toca a la aún fresca Scooby Gang vencer a The Master, un vampiro centenario con nariz rosa que se guarda en una caverna misteriosa en Sunnydale de la cual no puede salir por razones místicas, pero que igual se las arregla para molestar con su ejército de vampiros.

Paralelamente, desde el episodio uno, empieza a desarrollarse la tortuosa relación entre Buffy y Ángel, el vampiro-con-alma. Si bien el desarrollo sigue el patrón más o menos típico de chico-conoce-chica, la cosa se dificulta un poco más cuando una tiene el deber sagrado de eliminar a los monstruos que pululan sobre la Tierra y da la casualidad de que el novio, hasta hace poco, era (y técnicamente sigue siendo) uno de ellos (también bastante notable y legendario, según los registros, y además por esas fechas pasando el bicentenario.)

Ángel también se las trae, porque él es doblemente legendario. Al principio por ser un vampiro irlandés muy, muy hijo de puta vagando por el mundo, haciendo despelote y matando monjas; después por haber sido maldecido por una banda de gitanos que le dieron un alma, dejándolo para cargar con la culpa de más de 200 años de asesinatos y matanzas. (“Cien años… dando vueltas por ahí, sintiéndome culpable… realmente perfeccionó mi habilidad para la cavilación melancólica.”)

Después de sufrir un tiempo, Ángel eventualmente comienza a aceptar la idea de intentar salvarse y planea ayudar a la Cazadora. Por supuesto, conoce a Buffy y se enamora, profundamente, por primera vez en sus +230 años, lo que da pie a diálogos cargadísimos de angustia adolescente de esa que cuando tenés 14 años y ves esta serie te parece lo más romántico del mundo a pesar de ser realmente poco sano:

“Cuando te bese, no despertarás de un sueño profundo para vivir feliz para siempre.”

“No. Cuando me besas quiero morir.”

Pero no todo es angustia paralizante para Buffy y Ángel (aunque en el caso de él a veces da la impresión que sí), también hay cuotas de humor. “Siempre que peleamos te aseguras de mencionar lo de ser vampiro”, le recrimina él en la segunda temporada. Si hay problemas de pareja en general, hay problemas en esta en particular, y los mejores momentos son cuando tienen sus discusiones recorriendo alcantarillas oscuras en medio del patrullaje.

Y la cuestión no termina ahí, porque a mediados de esta segunda temporada, el antagonista es el mismo Ángel, regresado a su estado sin alma por una de esas jodidísimas condiciones en letra chica de la maldición gitana que se le escapó anticipar. Angelus, su versión maligna y psicópata, le come la cabeza a la pobre e ingenua de Buffy y su pandilla, y, junto a Spike y Drusilla (un par de viejos amigos de hace cien años), planean revivir a Acathla, un demonio muy grosso, aparentemente, que promete traer caos y el final de los días, etc., etc. And, damn, me gustan la peleas de espadas.

Temporada 3. El futuro es nuestro.

Para la tercera temporada, otro personaje viene a sumar a la mitología: Faith, la Otra Cazadora, activada después de la muerte de la anterior. Ella es todo lo que podría ser Buffy si Buffy tomara un par de malas decisiones: tirando a psicópata, rebelde, y brutalmente honesta, y con otro tipo de pintas: sus pantalones de cuero y varias prendas que dejan ver el ombligo son un cuestionable detalle noventoso. Y, si se lo pedís bien, Faith también es capaz de salir a matar a alguien cuchillazos por diversión. (Y hay alguien que le sabe pedir bien las cosas.)

Durante el senior year, también se introduce Wesley Wyndam-Pryce, un enviado del Consejo de Vigilantes para asesorar a Buffy después de que despidieran a Giles. Con sus trajes y acento (“very Pierce-Brosnany”), y su actitud by-the-book, la muchachada de Sunnydale se pasa la temporada cobrándole derecho de piso, hasta que el Consejo también lo raja por no haber sabido desempeñar su trabajo y encarrilar ala Cazadora. Él, igual que Cordelia, terminará cruzándose con Ángel en Los Ángeles.

Esta temporada tiene la particularidad de tener a todos los personajes principales relevantes de la serie interactuando constantemente. A la dinámica de Buffy y Ángel (renovada después de que ella le ensartara un espadazo y lo mandara a una dimensión del infierno a pasar el verano), se le suma Faith como contrapeso, el enfrentamiento pasivo entre Giles y Wesley, las nuevas incursiones de Willow en la magia y los primeros días en la relación de Xander con Anya, una ex-demonio que se enamora de Xander al mismo tiempo que trata de lidiar con su recién adquirida humanidad.

El alcalde, Richard Wilkins, es el Big Bad de la temporada. A diferencia de los dos anteriores, el tipo lo único que quiere es convertirse en una serpiente gigante. El problema es lo que hace para conseguirlo.

Sin dar mayores spoilers, diremos que, hasta este punto de la serie, ambas partes de “Graduation Day” son el mejor final de temporada y la batalla final le gana con facilidad a las anteriores en cuestión de epicidad.

High school is over, también literalmente: queda en ruinas.

En qué quedamos.

La cuestión de una Elegida para proteger a una generación del Mal supo traducirse a la realidad como un programa de televisión que en su momento realmente logró llegar a esa generación, tratando de forma original y cómica (y por medio de metáforas o alegorías bizarras) temas vitales para el público al que le hablaba: problemas familiares, cultura pop, presión de pares, conformidad, confianza, responsabilidad, lealtad, lo bueno, lo malo, poder, sexualidad, amor y muerte.

Tomando todos esos temas, y rodeándolos de magia y misticismo, de leyendas y mitología, y un grupo de personajes entrañables, el equipo de guionistas y productores realmente lograron poner a punto a la serie muy temprano en su historia.

Más allá del infierno por el que habrán pasado los dobladores y actores en Latinoamérica al intentar traducir Buffyspeak al castellano, los desastres de la moda que nos legaron los noventa que tan patentes se hacen, y los constantes cambios de toma para los dobles de riesgo, el valor nostálgico de volver a ver la serie se suma a la calidad real que tenía. No había nada como Buffy en televisión.

Y no hablamos sobre la premisa ridícula y el nombre de la protagonista. Debajo de la apariencia, no todo es siempre tan sencillo: no es que los buenos siempre son buenos, y que a los malos siempre se los distingue por los cuernos o sombreros negros.

Debajo de todo, de las escenas cómicas y los one-liners, lo que se connota también es un último detalle: todos están esperando el momento en que no puedan salvar el día.

Título original: Buffy, the Vampire Slayer.
País: Estados Unidos.
Año de emisión: 1997-1998-1999.
Cadenas: WB Network.
Creador: Joss Whedon.
Número de temporadas: 1, 2, 3
Cantidad de episodios: 56

Anuncios

5 Respuestas a “Buffy (1-3): Bienvenido a la Boca del Infierno

  1. Belén. julio 1, 2011 en 11:32 pm

    MUY bueno…

    Ahh…Nostalgia…

    Todavía recuerdo el pequeño colapso de mi mundo cuando se termino la serie..!”Y ahora?”
    Mis prefes: TODOS (ahora que lo pienso).La verdad que la definición de cada uno de los personajes se pasa…

  2. Yeyaw agosto 6, 2011 en 1:29 am

    Muy bueno el resumen la verdad ¿para cuando el de las temp. 4 a 7?
    Tengo un amigo que se bajaba todas las canciones que tocaban en ese boliche donde se juntaban los personajes, pucha no me acuerdo el nombre. Estabamos taradisimos los dos pero terminamos descubriendo buenas bandas (no era època de FB o MyS je je)
    Nostalgia pura, placer culpable…
    (breve dialogo con otro habitante de la casa)
    -¿que estàs viendo?
    -Buffy, por?
    – ¿esa porquerìa?
    – bue, si la porquerìa es divertida… no sòlo de escuchar a Dolina se vive che! =P

  3. Pingback:Angel (1): ¿Alguien necesita que lo rescaten? « TeleObjetivo [La TV en la mira]

  4. Pingback:Buffy (4): El año que vivimos en la Universidad « TeleObjetivo [La TV en la mira]

  5. Pingback:Teen Wolf: hombre lobo con Blackberry « TeleObjetivo [La TV en la mira]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: