Monty Python’s Flying Circus: entre loros muertos, ancianas violentas, y otras bizarreadas

Cuando tenía 15 años, mi mamá me insistió para que viera una película de unos comediantes británicos que tenía escenas que, en su momento, la habían hecho reír mucho. El problema era que, si bien ella recordaba el momento humorístico en particular, no recordaba el nombre del film, y al parecer este grupo de cómicos tenía bastantes en su filmografía, así que como para probar suerte conseguí uno de ellas al azar. Así fue como terminé viendo Life of Brian que, hoy lo sé, es una de las comedias de culto más famosas del mundo, y así fue también como conocí a los Monty Python.

Formados a fines de los años ‘60, los Python surgieron en medio de una época de cambio para la Inglaterra de la post guerra, una época en la que empezó a dejarse de lado la amargura y la vida “en blanco y negro” que había persistido hasta ese momento. De repente, algunos empezaban a burlarse de la reina y del Primer Ministro. Las cosas estaban cambiando, y este grupo de cómicos, con su humor irreverente y novedoso para la época, ayudó, a su manera, a impulsar algo de ese cambio.  Las mentes brillantes detrás del nombre Monty Python fueron seis: John Cleese, Eric Idle, Graham Chapman, Michael Palin, Terry Jones y Terry Gilliam (el único Python no británico), casi todos graduados en las universidades de Oxford y Cambridge y con experiencia previa en programas cómicos.

Si bien hoy a los Python se los recuerda por las tres películas que los hicieron extremadamente populares entre fines de los ’70 y principios de los ‘80 (Monty Python and the Holy Grial, Life of Brian y The Meaning of Life), para conocer sus orígenes hay que remontarse a varios años atrás, más específicamente a 1969 y  a una serie televisiva. Dicho programa se llamó Monty Python’s Flying Circus, fue emitido por la BBC desde 1969 a 1974 y, sin lugar a dudas, revolucionó el mundo de la comedia y les cambió el sentido del humor a unas cuantas miles de personas, incluidos muchos que, como yo, los descubrieron un largo tiempo después. Y es que el humor de los Python tiene cierta atemporalidad, una que hace que, a pesar del paso de las décadas, mucha gente se siga riendo con su humor híper absurdo, y esto los hace grandes, muy grandes.

¿Pero de qué trataba la serie? De sketches. Sketches de una diversidad impresionante y de un humor surreal que cruzaba todos los límites. Ver un capítulo de Monty Python’s Flying Circus significaba prepararse para lo inesperado, para ver cualquier cosa, porque en un momento podías estar viendo a Hitler haciendo campaña política en Inglaterra escudado bajo el “sospechoso” seudónimo de Hilter, al siguiente una carrera de bicicletas con Pablo Picasso como gran protagonista, y después a La Inquisición Española apareciendo de improvisto en cualquier escenario. Además, cada episodio incluía animaciones creadas especialmente por Terry Gilliam, el único miembro del grupo que casi no aparecía como actor pero que, con su arte, continuaba la línea de humor absolutamente bizarro del programa.

Admito que no todos los episodios de las cuatro temporadas fueron igualmente graciosos (en mi opinión, la última temporada, que significó la partida del gran John Cleese de la serie, no está al nivel de las primeras) y también creo que algunos pueden provocar más risa que otros según el humor en que uno mismo se encuentre en ese momento, pero de cualquier manera el programa en general era grandioso y original. Significó algo nunca visto hasta ese momento que revolucionó la forma de hacer humor y también sorprendió con su actitud provocativa y políticamente incorrecta que hasta llegó a asustar a la BBC, que en vano intentaba cambiar el programa de día y horario para evitar niveles altos de audiencia. Además, algo que a mí en particular me encantaba de esta serie era la gran cantidad de elementos culturales e históricos que introducían en muchos de sus sketches: se metían con los mundos de la literatura, la pintura y la filosofía, y hasta eran capaces de jugar con personajes y hechos históricos (¡Atila el Huno llegó a tener su propia sitcom!). Por supuesto, nada de esto hubiera sido posible de no ser por cada uno de los seis Python, que no sólo aportaron todas las ideas para crear un humor novedoso e inteligente que no caía en lo burdo y que rompía con muchas de las estructuras de la comedia existentes hasta ese momento, sino que también contribuyeron con sus grandes dotes actorales, ya que con una facilidad sorprendente se metían en la piel de personajes de la más diversa índole para crear situaciones totalmente diferentes entre sí.

Soy consciente de que (lamentablemente) no a todo el mundo le gusta o entiende este tipo de humor, por lo que probablemente algunos no estén de acuerdo con lo que voy a decir, pero… sí, para mí los Monty Python son los más grandes de la comedia. Seis tipos que, con buenas ideas, cambiaron toda una forma de hacer reír y que influenciaron a una infinidad de comediantes actuales que, por suerte, tomaron su posta y hoy también nos divierten.  Es simple: si adoran el humor inglés absurdo y surreal y, más aún, si les gustaron las películas de este enorme grupo cómico, Monty Python’s Flying Circus es una serie obligatoria.

Long live the Pythons! Acá dejo tres de mis sketches favoritos para que, los que ya los conocen, se vuelvan a reír, y para que los que nunca oyeron hablar de ellos se den una idea de de qué va la cosa:

El chiste más gracioso del mundo

Foro Mundial

Fútbol de filósofos (no apareció en la serie, pero es tan genial que tenía que incluirlo)

Título original: Monty Python’s Flying Circus
País: Reino Unido
Años de emisión: 1969 – 1974
Cadena: BBC
Creadores: John Cleese, Terry Gilliam, Graham Chapman, Eric Idle, Terry Jones, Michael Palin
Número de temporadas: 4
Cantidad de episodios: 46

Anuncios

5 Respuestas a “Monty Python’s Flying Circus: entre loros muertos, ancianas violentas, y otras bizarreadas

  1. Mario marzo 28, 2011 en 12:16 am

    Muy buena la nota, me gustó mucho. De los Phyton hay poco para agregar, son absolutamente geniales y. como lo decís en la nota, fuente de inspiración para muchos humoristas actuales que cultivan el humor absurdo pero elegante, sencillo pero muy completo en sus aportes culturales. Grandioso el enfrentamiento entre Grecia y Alemania, recurreentemente subido al FB por decenas de personas.
    Excelentes.

  2. Norma marzo 28, 2011 en 12:36 am

    Son geniales, tiene un humor muy especial. Me gustó mucho el comentario.

  3. Alejandra marzo 28, 2011 en 12:55 am

    A mi Monty Python me enseñó muchas cosas y por eso es que ahora espero que llegue la Inquisición Española en cualquier momento y también se que no hay regla 6. Eso y que la definición de el Spam en el correo electrónico viene de el Spam Sketch (But I don’t like Spam! /voz chillona)

    Unos genios definitivamente, yo solo había visto sketches sueltos en YouTube y The Holy Grail y The Meaning of Life hasta que me convencí que tenía que ver la serie completa. No me arrepentí.
    Eso si, es cierto que no todos los sketches son graciosos, hay varios chistes políticos que a mi me dejaron loca; también es cierto que depende de el estado de ánimo, yo descubrí que verse tres episodios seguidos es bastante inconveniente, una noche me vi cuatro, MY BRAIN HURT! /Gumby.

    También es cierto lo de la última temporada, aunque tiene sus momentos; a mi me gustó mucho Mr. Neutron. También pude ver la mano de Douglas Admas en todo el asunto. Eso y que pude ver a Douglas Adams como cirujano en un episodio hicieron para mi la cuarta temporada (I’m easily amused)

    Ahora, las películas son una cosa demente; The Holy Grail es para no parar de reírse, no estoy muy segura si mi parte favorita es Los Caballeros que Dicen ¡Ni! o el Conejo Asesino (con granada y -¡Cinco! -¡Tres, Señor!) Aunque la bruja y Help me! i’m being repressed! son increibles también.

    The Life of Brian no les pareció tan graciosa a mis amigos, yo la vi dos veces en un fin de semana y las dos lloré de la risa. Debe ser la edad. Eso si, de cierta forma esta tiene cosas más serias, el discurso de Brian es espectacular y el grupo rebelde me mata. Claro, y Pilatos y Biggus Dickus, la escena de decidir a quién liberan es la que me hizo llorar. Sin olvidar Always Look on the Bright Side, aunque dicen que a Idle no le gusta mucho la canción a pesar que é la escribió.

    The Meaning of Life es una cosa totalmente diferente, es bastante densa; a mi me encanta y en mis planes está repetírmela, pero necesito estar de muy buen humor. Igual me parece brillante.

    “sí, para mí los Monty Python son los más grandes de la comedia” +5, digo +3 xD

  4. Fiorella Giordano marzo 28, 2011 en 2:43 am

    Gracias a todos por comentar!
    @Ale: Text walls rule! 😛
    Yo vi las películas hace mucho (y se viene rewatch próximamente) y me encantaron sobre todo Life of Brian y Holy Grail. De The Meaning of Life no tengo un gran recuerdo excepto por la canción “Every Sperm is Sacred” que, en su momento, me fascinó por la crítica durísima a la Iglesia. Años después vi entera A Bit of Fry and Laurie y me di cuenta de que tenía una influencia terrible de los Python y que, si ese programa me había encantado, lo mismo tenía que pasarme con MP’s Flying Circus. No me equivoqué. 😀
    Efectivamente ver muchos episodios seguidos de esta serie no me parece recomendable… yo veía uno a la tarde y otro a la noche, si tenía ganas, porque me di cuenta de que ver uno detrás de otro hacía que dejaran de parecerme graciosos la mitad de los sketches, ni idea por qué.
    A mí los Python también me enseñaron cosas. Gracias a esta escena cuando me preguntaron en una prueba de la universidad cuáles habían sido las contribuciones de los romanos a la futura Gran Bretaña pude responder sin ningún problema. Seriously. xDD
    En otros temas, acabo de enterarme de que mi adoración por los Python está basada en un ERROR! La famosa escena que mi mamá quería ver, la “culpable” de que yo viera Life of Brian, en realidad no era de los Monty Python, sino de la película “History of the World” de Mel Brooks!!! Jajaja. Esta es la famosa escena, ahora quiero ver esa peli!

    • msgamgeek marzo 28, 2011 en 8:56 pm

      “But apart from the sanitation, the medicine, education, wine, public order, irrigation, roads, the fresh-water system, and public health, what have the Romans ever done for us?” Tremendos.

      Creo que hace años un periódico hizo una encuesta y salió que los Python habían sido los comediantes más influyentes en Inglaterra (¿O el Reino Unido?) y es que se atrevieron a mucho, me imagino el miedo de la BBC cada semana xD También me muero de la risa con el miedo.

      Es raro ese efecto de verse muchos episodios seguidos. Cuando empecé a ver de a uno al día los disfruté más, casi me caigo de la risa de la silla cuando vi este sketch ¡Y es super tonto! (Lo mismo que la historia de las dos ciudades en versión especial para loros xD)

      History of the World está en mi lista de pendientes, dicen que es increible… mi disco duro me odia con el alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: